San José

San Jose, padre adoptivo de Jesús, en latín Pater Putativus y esposo de la Virgen María. Tres fechas durante el año lo tienen presente:

19 de marzo: Esposo de la Virgen María, propio de San José y en muchos lugares día del Padre.
1 de mayo: San José Obrero, y día del trabajador.
domingo después de Navidad: Sagrada Familia como parte de ella.

San José con el niño Jesús en brazos

De San José no se conoce palabra alguna, pero en las sagradas escrituras habla por sus actos y las mismas lo describen con una sola palabra “era Justo”, esa sola palabra envolvía mucho atributos, no solo que era recto y de buen obrar sino que además lo era porque tenía a Dios en su corazón y era incapaz de hacer nada en contra de la voluntad del mismo y se lo demuestra en la decisión que iba a tomar cuando se entera del embarazo de María, de repudiarla en secreto es decir sin que nadie se entere para evitarle la muerte pero siendo que se suponía el hijo era fruto de pecado simplemente irse a otro lugar. Obviamente cuando el ángel le revela la verdadera naturaleza del niño, como justo que era, asume el papel que Dios le había encomendado.

El año de San José

San José Obrero

De profesión carpintero lo colocó como patrono de los trabajadores, obreros y profesiones así como de los artesanos siendo su fiesta el primero de mayo a cuya advocación responde el nombre de San José Obrero.

Es por eso que suele recurrirse a él con distintas oraciones o rezos para encontrar trabajo, o que salga bien un negocio.

San José y la Sagrada Familia

Además es el patrono de las familias por lo que a su cuidado están no solo la familia en si misma, ya que las protege, sino las relaciones dentro de las mismas como la fidelidad entre los esposos, o para pedir o encontrar un esposo o una esposa que como él sea fiel, trabajador, honesto y amoroso padre.

Y que los maridos se reflejen en su imagen criando a sus hijos y para que los proteja y los guíe por el recto camino de la vida.

San José hace que lo que parece imposible sea posible.

Oraciones

Antigua oración que no falla nunca
Por el trabajo
Padre, Familia y Pureza
Por la Iglesia
Necesidades, consagración y gracias
Letanías a San José
Dolores y Gozos de San José
Rosarios a San José
30 días a San José
Triduo
Novena a San José Obrero
Novena a San José
19 de cada Mes
El manto sagrado de San José

Todas estas oraciones se encuentran en la aplicación gratuita de San José para Android descargable de la Google Play para no necesitar estar conectado a Internet cuando necesite rezar.

Descarga aquí la aplicación

También puede entrar a la TIENDA

Antigua Oración que no falla nunca u Oración Poderosa a San José

Se estima que la devoción al padre adoptivo de Jesús comenzó entre los siglos III y IV. Pero, según el libro de oración Pietá, hay una oración a san José que data del año 50:

Esta oración fue encontrada en el año 50 de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. En 1505, fue enviada por el Papa al emperador Carlos, cuando él estaba yendo a la batalla [de Lepanto].

Quien lea esta oración, la escuche o la guarde consigo nunca morirá de muerte repentina ni se ahogará, ni le afectará el veneno o caerá en las manos del enemigo, ni será quemado en cualquier fuego o derrotado en la batalla. Reza esta oración durante nueve mañanas por cualquier intención. Ella es conocida por no fallar nunca:

Oh san José, cuya protección es tan grande, tan fuerte y tan inmediata ante el trono de Dios, a ti confío todas mis intenciones y deseos.

Ayúdame, san José, con tu poderosa intercesión, a obtener todas las bendiciones espirituales por intercesión de tu Hijo adoptivo, Jesucristo Nuestro Señor, de modo que, al confiarme, aquí en la tierra, a tu poder celestial, Te tribute mi agradecimiento y homenaje.

Oh san José, yo nunca me canso de contemplarte con Jesús adormecido en tus brazos. No me atrevo a acercarme cuando Él descansa junto a tu corazón. Abrázale en mi nombre, besa por mí su delicado rostro y pídele que me devuelva ese beso cuando yo exhale mi último suspiro.

¡San José, patrono de las almas que parten, ruega por mi! Amén.

Por el Trabajo

Tanto sea para conseguir un trabajo o para mantener o que nos vaya bien en el que tenemos podemos recurrir a San José con alguna de las siguientes oraciones:

Modelo de trabajador

Glorioso San José, modelo de cuanto deben trabajar con el sudor de su frente, conseguidme la gracia de considerar el trabajo como expiación, para satisfacer tantos pecados. Hacedme trabajar en conciencia, prefiriendo el fiel cumplimiento de mis deberes a mis inclinaciones caprichosas; haced que trabaje con agradecimiento y alegría, poniendo todo mi empeño y honor en aprovechar y desarrollar, por medio del trabajo, todos los talentos que he recibido de Dios.

Mandadme trabajar con tranquilidad, moderación y paciencia sin que me atemoricen el cansancio y las dificultades. Inspiradme a menudo pensamientos en la muerte y en la cuenta que he de rendir del tiempo perdido, de los talentos malgastados, de las omisiones y de toda vana complacencia en éxitos obtenidos, tan contraria al honor de Dios. ¡Todo según vuestro ejemplo, oh Patriarca San José!

Oración a San José Obrero

Nos dirigimos a ti, Oh bendito San José, nuestro protector en la tierra, como quien conoce el valor del trabajo y la respuesta a nuestro llamado. A través de tu Santa Esposa, la Inmaculada Virgen Madre de Dios, y sabiendo el amor paternal que tuviste a nuestro Señor Jesús, te pedimos nos asistas en nuestras necesidades y fortalezcas en nuestros trabajos.

Por la promesa de realizar dignamente nuestras tareas diarias, líbranos de caer en el pecado, de la avaricia, de un corazón corrupto. Se tú el solícito guardián de nuestro trabajo, nuestro defensor y fortaleza contra la injusticia y el error.

Seguimos tu ejemplo y buscamos tu auxilio. Socórrenos en todos nuestros esfuerzos, para así poder obtener contigo el descanso eterno en el Cielo. Amén.

Otra Oración a San José Obrero

Glorioso San José,
modelo y patrono de los trabajadores,
nos dirigimos a ti con confianza.
Ayúdanos a encontrar en el trabajo
no sólo nuestro sustento cotidiano,
sino más aún, una fuente de mérito para la vida eterna.

Tu, que viviendo junto a Jesús, hijo de Dios, y a María su madre,
tuviste la fortuna de compartir sus sublimes intenciones,
concédenos el valorar el trabajo, y el amarlo como tu lo has amado.

Haz que trabajemos con espíritu de penitencia,
con diligencia y paz,
sabiendo que hacemos la voluntad de Dios,
mientras nos llama a continuar
y perfeccionar la obra de su creación.

Así nuestra vida será como un día de cansancio
y de siembra, con la esperanza del descanso
y de la cosecha en la eternidad.

Amén.

Oración por Trabajo

San José de Nazaret, tú que ostentaste en vida
Un trabajo el cual te permitió mantener a los tuyos,
Tú que laborabas hasta tarde solo con la convicción de llevar el pan
A la mesa de aquellos que amabas desde el corazón.

Yo, fiel servidor de tus acciones, acudo el día de hoy
Para implorarte que me ayudes a conseguir un trabajo digno
Que me permitirá proteger a los míos como tú lo hiciste en vida.

Por favor escucha mis plegarias pues en este momento me encuentro
Desamparado sin un trabajo en qué desempeñarme.
Amén.

Por nuestro Trabajo Actual

Amado san José, trabajador incansable por la familia
Que luchó hasta la muerte por sus seres queridos.

Tú que guías desde lo alto a aquellos que nos ganamos el pan diario;
Tú que velas por los que cumplimos largas horas laborales,
Tú que acompañas a los trabajadores amparándolos a toda hora;
Hoy, con profunda fe en tu figura, yo imploro que medies
Para que en mi trabajo siempre haya prosperidad
Para que yo pueda regocijarme con el esfuerzo
Fruto de mi trabajo.

Sé que oirás mis peticiones y, desde ya,
Estoy agradecido contigo.
Amén.

Padre, Familia y Pureza

San José es el modelo de Padre por excelencia que se preocupa por su familia y por extensión de todas las familias que se ponen bajo su amparo, pero también de la castidad y la pureza, de los nobles actos e intenciones pues no se concibe padre que no enseñe con el ejemplo.

En las siguientes oraciones puedes encontrar para pedir tanto por la protección de tu familia, como de ser un buen padre y por mantenerte en la pureza:

Oración a San José. Protector de las familias

Glorioso San José, protector, modelo y guía de las familias cristianas: Te ruego protejas a la mía. Haz reinar en ella el espíritu de fe y de religión, la fidelidad a los mandamientos de Dios y de la Iglesia, la paz y la unión de los hijos, el desprendimiento de los bienes temporales y el amor a los asuntos del cielo.

Dígnate velar sobre todos nuestros intereses.Ruega al Señor que bendiga nuestra casa. Otorga la paz a la familia, acierto a los hijos en la elección de estado. Concede a todos los miembros de nuestra familia y de todas las familias de la tierra, la gracia de vivir y morir en el amor de Jesús y de María. Amén.

Oración para ser buen Padre

San José, soy tu fiel devota/o, y vengo a presentarte mi súplica, hoy te pido por … (nombre del Padre por quien se pide, “o por mí mismo”), lleva mi ruego ante Dios.

Tú Glorioso patriarca, que con tu sencillez y entrega a la voluntad divina, fuiste firme columna de la Sagrada Familia, y fuerte brazo para el niño Dios, toma en tus manos esta petición que humildemente te hago.

Querido San José, te pido que … (nombre del Padre por quien se pide, “o por mí mismo”), despierte a la vocación de padre, y haga de esa vocación su primera prioridad, que como padre sepa enseñar, y perdonar; que como padre sepa postergar amigos y diversiones, para estar junto a su familia, como ejemplo de vida, y entrega de amor.

Consígueme que … en su amor por sus hijos, sea reflejo del Amor de Dios por todos nosotros, y sepa enseñar a sus hijos a retribuir a Dios con amor. Que enseñe a sus hijos a rezar, rezando.

Que acostumbre a sus hijos a respetar tu misa y los sacramentos, viviéndolos él mismo. Y que enseñe a sus hijos a respetar la familia, haciéndolo él con su mujer e hijos.


San José, tu sabes que no se puede enseñar sin dar el ejemplo. Tú sabes que el Señor sólo elige a los humildes, a los sencillos, a los dispuestos como tú.

Te pido hoy que en la Santa vocación por la familia, todos los padres del mundo reciban la Gracia extraordinaria que hoy te pido, en especial te pido la reciba … (nombre del Padre por quien se pide, “o por mí mismo”).

Esto te lo pido por tu intercesión milagrosa, capaz de conseguir de Dios favores para casos imposibles incluso.

Concédeme tu poderosa intercesión, por los méritos de la Pasión de Jesús, por quien la Sagrada Familia se transforma en el templo de Dios. Sea … (nombre del Padre por quien se pide, “o por mí mismo”) buen padre, y nuestra familia templo de Dios.

Oración a San José por pureza, obediencia a Dios y auxilio

San José, casto esposo de la Virgen María intercede para obtenerme el don de la pureza. Tú que, a pesar de tus inseguridades personales supiste aceptar dócilmente el Plan de Dios tan pronto supiste de él, ayúdame a tener esa misma actitud para responder siempre y en todo lugar, a lo que el Señor me pida.

Varón prudente que no te apegas a las seguridades humanas sino que siempre estuviste abierto a responder a lo inesperado obtenme el auxilio del Divino Espíritu para que viva yo también en prudente abandono de las seguridades terrenales.

Modelo de celo, de trabajo constante, de fidelidad silenciosa, de paternal solicitud, obtenme esas bendiciones, para que pueda crecer cada día más en ellas y así asemejarme día a día al modelo de la plena humanidad: Nuestro Amado Jesús.

Por la Iglesia

El Papa Pío IX nombró a San José, en 1847, Patrono de la Iglesia universal. Por lo tanto es justo que dirijamos nuestras oraciones para que interceda por ella sobre todo en estos tiempos

San José Protector de la Iglesia

Bendito José, casto esposo de la Virgen María, permanece con nosotros en este día. Tú que protegiste a la Virgen; y amaste al Niño Jesús como a tu propio Hijo, le rescataste del peligro de muerte. Defiende la Iglesia, la casa de Dios, comprada por la sangre de Cristo.

Guardián de la Familia Santa, permanece con nosotros en nuestras pruebas. Que tus oraciones nos obtengan la fuerza para huir del error y luchar contra los poderes de la corrupción de manera que en esta vida crezcamos en santidad y después de la muerte nos regocijemos con la corona de victoria. Amén.

Oración a San José por toda la Iglesia

Oh glorioso San José, tú fuiste escogido para ser el padre adoptivo del Señor Jesús, el esposo de María nuestra Madre, siempre Virgen, y la cabeza de la Santa Familia.

Tú has sido también escogido por el Vicario de Cristo como el Patrono celestial y protector de la Santa Iglesia fundada por Cristo.

Protege al Supremo Pontífice y a todos los obispos y sacerdotes en comunión con él. Sé tú el protector de todos los que trabajan por los fieles en medio de las pruebas y tribulaciones de este mundo; y concede a todos los hombres ser dóciles a la Iglesia fuera de la cual no hay salvación.

Querido San José, acepta esta ofrenda que te hago. Sé mi padre, protector y guía en el camino de la salvación. Obtenme la pureza de corazón y el amor para fortalecer mi vida espiritual.

Que siguiendo tu ejemplo, todas mis acciones sean ofrecidas para mayor gloria de Dios, en unión con el Divino Corazón de Jesús y de María. Finalmente, ruega para que pueda yo compartir la paz y el gozo de tu santa muerte. Amén.

Oración a San José del Papa León XIII

A vos, bienaventurado San José, acudimos en nuestra tribulación, y después de invocar el auxilio de vuestra Santísima Esposa, solicitamos también confiadamente vuestro patrocinio. Por aquella caridad que con la Inmaculada Virgen María,Madre de Dios, os tuvo unido y, por el paterno amor conque abrazasteis al Niño Jesús, humildemente os suplicamos volváis benigno los ojos a la herencia que con su Sangre adquirió Jesucristo, y con vuestro poder y auxilio socorráis nuestras necesidades.

Proteged, oh providentísimo Custodio de la Sagrada Familia la escogida descendencia de Jesucristo; apartad de nosotros toda mancha de error y corrupción; asistidnos propicio, desde el Cielo, fortísimo libertador nuestro en esta lucha con el poder de las tinieblas y, como en otro tiempo librasteis al Niño Jesús del inminente peligro de su vida, así, ahora, defended la Iglesia Santa de Dios de las asechanzas de sus enemigos y de toda adversidad, y a cada uno de nosotros protegednos con perpetuo patrocinio, para que, a ejemplo vuestro y sostenidos por vuestro auxilio, podamos santamente vivir y piadosamente morir y alcanzaren el Cielo la eterna felicidad.

Amén.

Necesidades, consagración y gracias

Todos tenemos problemas en la vida y buscamos solucionarlos, este grupo de oraciones a San José son para pedir por ellos, ya sea para resistir al pecado como para vender una casa. No hay necesidad o gracia que San Jose no pueda interceder exceptuando aquellas que van contra la voluntad de Dios.

Súplica a San José

José dulcísimo y Padre amantísimo de mi corazón, a ti te elijo como mi protector en vida y en muerte; y consagro a tu culto este día, en recompensa y satisfacción de los muchos que vanamente he dado al mundo, y a sus vanísimas vanidades. Yo te suplico con todo mi corazón que por tus siete dolores y goces me alcances de tu adoptivo Hijo Jesús y de tu verdadera esposa, María Santísima, la gracia de emplearlos a mucha honra y gloria suya, y en bien y provecho de mi alma. Alcánzame vivas luces para conocer la gravedad de mis culpas, lágrimas de contrición para llorarlas y detestarlas, propósitos firmes para no cometerlas más, fortaleza para resistir a las tentaciones, perseverancia para seguir el camino de la virtud; particularmente lo que te pido en esta oración (hágase aquí la petición) y una cristiana disposición para morir bien. Esto es, Santo mío, lo que te suplico; y esto es lo que mediante tu poderosa intercesión, espero alcanzar de mi Dios y Señor, a quien deseo amar y servir, como tú lo amaste y serviste siempre, por siempre, y por una eternidad. Amén.

Oración para todos los días

¡Glorioso Patriarca San José!, animado de una gran confianza en vuestro gran valimiento, a Vos acudo para que seáis mi protector durante los días de mi destierro en este valle de lágrimas. Vuestra altísima dignidad de Padre putativo de mi amante Jesús hace que nada se os niegue de cuanto pidáis en el cielo. Sed mi abogado, especialísimamente en la hora de mi muerte, y alcanzadme la gracia de que mi alma, cuando se desprenda de la carne, vaya a descansar en las manos del Señor. Amén.

Visita a San José

¡Oh castísimo esposo de la Virgen María, mi amantísimo protector San José! Todo el que implora vuestra protección experimenta vuestro consuelo. Sed, pues, Vos mi amparo y mi guía. Pedid al Señor por mí; libradme del pecado, socorredme en las tentaciones y apartadme del mal y del pecado. Consoladme en las enfermedades y aflicciones. Sean mis pensamientos, palabras y obras fiel trasunto de cuanto os pueda ser acepto y agradable para merecer dignamente vuestro amparo en la vida y en la hora de la muerte. Amén.

Invocación a San José de Juan XXIII

¡San José, guardián de Jesús y casto esposo de María, tu empleaste toda tu vida en el perfecto cumplimiento de tu deber. Tu mantuviste a la Sagrada Familia de Nazaret con el trabajo de tus manos. Protege bondadosamente a los que se vuelven confiadamente a ti. Tu conoces sus aspiraciones y sus esperanzas. Ellos se dirigen a ti porque saben que tu los comprendes y proteges. Tu también supiste de pruebas, cansancio y trabajo. Pero, aun dentro de las preocupaciones materiales de la vida, tu alma estaba llena de profunda paz y cantó llena de verdadera alegría debido al íntimo trato que gozaste con el Hijo de Dios que te fue confiado a ti a la vez a María, su tierna Madre. Amén.

Para Pedir un Favor

Amadísimo Padre mío San José: confiando en el valioso poder que tenéis ante el trono de la Santísima Trinidad y de María vuestra Esposa y nuestra Madre, os suplico intercedáis por mí y me alcancéis la gracia… (hágase aquí la petición).

José, con Jesús y María, viva siempre en el alma mía.
José, con Jesús y María, asistidme en mi última agonía.
José, con Jesús y María, llevad al cielo el alma mía.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria

Oración por diversas necesidades

Santo Patriarca, dignísimo esposo de la Virgen María y Padre adoptivo de Nuestro Redentor Jesús, que por vuestras heroicas virtudes, dolores y gozos merecisteis tan singulares títulos; y por ellos, especialísimos privilegios para interceder por vuestros devotos; os suplico, Santo mío, alcancéis la fragante pureza a los jóvenes y doncellas, castidad a los casados, continencia a los viudos, santidad y celo a los sacerdotes, paciencia a los confesores, obediencia a los religiosos, fortaleza a los perseguidos, discreción y consejo a los superiores, auxilios poderosos a los pecadores e infieles para que se conviertan, perseverancia a los penitentes, y que todos logremos ser devotos de vuestra amada Esposa, Maria Santísima, para que por su intercesión y la vuestra podamos vencer a nuestros enemigos, por los méritos de Jesús, y conseguir las gracias y favores que os hemos pedido para santificar nuestras almas hasta conseguir dichosa muerte, y gozar de Dios eternamente en el Cielo. Amén.

San José Bendito

San José bendito tú has sido el árbol elegido por Dios no para dar fruto, sino para dar sombra. Sombra protectora de María, tu esposa; sombra de Jesús, que te llamó Padre y al que te entregaste del todo. Tu vida, tejida de trabajo y de silencio, me enseña a ser fiel en todas las situaciones; me enseña, sobre todo, a esperar en la oscuridad. Siete dolores y siete gozos resumen tu existencia: fueron los gozos de Cristo y María, expresión de tu donación sin límites. Que tu ejemplo de hombre justo y bueno me acompañe en todo momento para saber florecer allí donde la voluntad de Dios me ha plantado. Amén.

Preces a San José
Custodio de los Dos Corazones

San José, padre virginal de Jesús,- Rogad por nosotros.
San José esposo virginal de María,- Rogad…
San José, hombre justo según el corazón de Dios,- Rogad…
San José, custodio fiel de la Madre y del Hijo de Dios,- Rogad…
San José, confidente íntimo de los Sagrados Corazones de Jesús y de María, -Rogad…
San José, fiel imitador de las virtudes de estos Sagrados Corazones,- Rogad…
San José, modelo de vida oculta y de íntima unión con los Sagrados Corazones de Jesús y de María, Rogad…
San José, modelo de generosidad para con los Sagrados Corazones de Jesús y de María, -Rogad..
San José, consolado en vuestras pruebas por estos Sagrados Corazones, -Rogad….
San José, que vivisteis en Nazaret en la paz de los Sagrados Corazones de Jesús y de María, -Rogad…
San José, revestido de autoridad paternal sobre el Sagrado Corazón de Jesucristo, -Rogad…
San José, ardiente en amor hacia los Sagrados Corazones de Jesús y de María, -Rogad…
San José que aprendisteis la dulzura, la humildad y la misericordia en la escuela de estos Sagrados Corazones, – Rogad…
San José, instruido en la vida interior en la escuela de estos Sagrados Corazones, -Rogad…
San José, que participáis en el cielo de las delicias de estos Sagrados Corazones, – Rogad…
San José, que ocupáis en el cielo un lugar cerca de Jesús y de María,- Rogad…
San José, poderoso protector de la Iglesia,- Rogad…
San José, compasivo abogado de la Iglesia,- Rogad…

Adelantad con vuestras súplicas el triunfo de la Iglesia- ¡Oh San José, poderoso con el Corazón de Jesús!
Consolad y proteged a nuestro Soberano Pontífice- ¡Oh San José, poderoso con el Corazón de Jesús!
Cuidad y defended a nuestra amada patria- ¡Oh San José, poderoso con el Corazón de Jesús!
Pedid para nosotros el amor de los Sagrados Corazones- ¡Oh San José, poderoso con el Corazón de Jesús!
Rogad por todas las Familias- ¡Oh San José, poderoso con el Corazón de Jesús! Rogad por todas la Congregaciones Religiosas- ¡Oh San José, poderoso con el Corazón de Jesús!
Rogad por los Sacerdotes y los Misioneros- ¡Oh San José, poderoso con el Corazón de Jesús!
Rogad por todos los Apóstoles de los Dos Corazones- ¡Oh San José, poderoso con el Corazón de Jesús!
Rogad por todos los pecadores y los que están en el error- ¡Oh San José, poderoso con el Corazón de Jesús!

Oración

¡Oh Dios, que ofrecéis a San José como modelo de la verdadera devoción a los Sagrados Corazones de Jesús y de María, y nos lo dais como patrono en medio de las pruebas que afligen al mundo y a la Iglesia! Concedednos por su intercesión la gracia de llegar a ser verdaderos hijos de estos Sagrados Corazones. Os lo pedimos por el mismo Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *